Tiempo de lectura: 3' 29'' No. de palabras: 556

Ecuador se quitó toda la presión y la rabia contenida y cicatrizó sus heridas en las eliminatorias sudamericanas. La Tricolor ayer se tomó un respiro al vencer a una incómoda Colombia, que intentó cortarle el ritmo en el fortín del estadio Olímpico Atahualpa.

Ese fue el pecado de Colombia, que apeló a las faltas y a la ‘quema’ de tiempo, en algunos pasajes, y dejó a un lado el juego de toque de otros años. Ecuador no perdonó ese pecado y aprovechó un descuido de la zaga colombiana para anotar el único gol del cotejo, el del desahogo y que permitió al equipo sumar 9 puntos en el largo camino al Mundial de Brasil 2014. La Tricolor ya es cuarta en las eliminatorias sudamericanas.

Fue Christian Benítez el autor de la conquista (53’). El delantero, criticado y a la vez elogiado por los hinchas en el Atahualpa, aprovechó un centro del polifuncional capitán Walter Ayoví y levantó de los asientos a los hinchas.

La vida del goleador en la cancha depende de una buena habilitación, de su oportunismo en el área rival o de un descuido de la defensa adversaria. El ‘Chucho’ encontró todo esto antes de anotar y, por eso, se lanzó al área’ en palomita para concretar ante la desilusión visitante.

Esa anotación despertó al equipo del letargo y la imprecisión para vulnerar el arco de David Ospina. Esto porque el equipo nacional ayer tuvo muchos problemas para atacar. Los tres ofensivos tricolores, pequeños de estatura (Benítez, 1,67 metros; Joao Rojas, 1,68 m y Jefferson Montero, 1,67 m) se encontraron ante una enorme muralla defensiva colombiana, conformada hasta por seis jugadores en su propio campo.

El ‘Chucho’ y Rojas fueron los que más problemas tuvieron para incursionar el área de Ospina. Cuando Benítez intentaba receptar un pase era marcado por Mario Alberto Yepes, el recio zaguero del AC Milan, y Aquivaldo Mosquera, su ex compañero en el América.

A ellos también se unía el volante Carlos Sánchez, quien hacía los relevos para marcar al delantero estelar de la Tricolor.

Rojas, en cambio, no batalló por el centro del área. Decidió jugar por los costados ante la imposibilidad de avanzar en el área del ‘nueve’. Por eso, parecía un ratón indefenso corriendo en la cancha. A veces, corría por derecha y, a veces, marcaba en el centro.

Colombia prefirió jugar con la desesperación de la Tri. Esperaba en el medio campo y apostaba al contraataque con el veloz James Rodríguez y el oportunismo de Radamel Falcao.

Así, se extrañó mucho el juego de Antonio Valencia, sobre todo en la primera parte. Más bien fueron Jefferson Montero y el capitán Walter Ayoví los que se proyectaron al ataque y dieron dolores de cabeza a los colombianos.

Con todo, Ecuador mejoró en la segunda parte, aunque al final pasó sobresaltos. Para colmo, Christian Noboa recibió una roja y Benítez, una amarilla. Ambos serán bajas ante Bolivia, en septiembre.

Los hinchas en el estadio Olímpico Atahualpa

1
Centros
Walter Ayoví se proyectó al ataque. Hizo cuatro centros: uno de esos terminó en gol.

2
Desborde
Amaranto Perea no frenó a ‘Jeff’ Montero y se lesionó. Esto debilitó la zaga colombiana.

3
Marca
Frickson Erazo y Jairo Campos se complementaron y frenaron a Falcao y Rodríguez.

Califique
2
( votos)