Tiempo de lectura: 3' 39'' No. de palabras: 593

La policía boliviana desmanteló 249 laboratorios de cocaína en las últimas 48 horas en cuatro pueblos de la región oriental de Santa Cruz, fronteriza con Brasil y Paraguay, informó hoy la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN).

La operación "Tambaquí" se ejecutó en los pueblos de San Germán, Nuevo Horizonte, Kilómetro 35 y Kilómetro 40, en la provincia cruceña Ichilo, señala un comunicado de la FELCN.

El primer día fueron destruidos 91 laboratorios en San Germán, a 154 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz, capital de la región homónima, mientras que ayer se desmantelaron otros 158 en los otros tres pueblos, agrega la nota.

Fueron decomisados 30 kilos de droga, 25 vehículos, más de 10 000 litros de gasolina, bicarbonato y ácido sulfúrico, bolsas de hojas de coca, base para producir la droga, y la policía también se incautó de dos viviendas.

Según la FELCN, "se realizan patrullajes intensos por la localidad de Yapacaní", vecina de San Germán, donde hace un año la policía ya destruyó en 48 horas por lo menos 230 laboratorios de cocaína, que las autoridades bolivianas llaman "fábricas".

Los agentes antinarcóticos destruyeron el miércoles con explosivos una pista clandestina de aterrizaje de mil metros que los narcotraficantes usaban presuntamente para enviar hasta 300 kilos de drogas cada 20 días a Argentina, Brasil y Paraguay.

También detuvieron a 18 personas, de las que 13 fueron liberadas al no comprobárseles vínculos con el narcotráfico, según medios locales.

El jefe de la FELCN, coronel Gonzalo Quezada, ordenó reforzar la vigilancia en toda la provincia, que colinda con la zona central del Chapare, la mayor región productora de coca de Bolivia, donde están las bases sindicales y políticas de Morales.

Bolivia es el tercer productor mundial de coca y cocaína, tras Colombia y Perú, y el mayor proveedor de esas drogas para Brasil, Argentina, Chile y otros países del Cono Sur, según la ONU.

El representante en Bolivia de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), el peruano César Guedes, destacó hoy la acción policial en Santa Cruz e instó a las autoridades a "no dormirse sobre los laureles", para evitar que resurja el narcotráfico en esa región.

"No por destruir una gran cantidad de laboratorios en un lugar ya se acabó el problema. Eso da el mensaje de que es una zona problemática (...) Lo importante es tener la intervención directa pero acompañarla a posteriori, para evitar que esto continúe", dijo.

Sugirió intensificar las labores de inteligencia para actuar tan pronto se sepa de actividades ilícitas en alguna comunidad y, tras una intervención, "no dejar a las poblaciones abandonadas, involucrarlas al sector económico, darles medios de vida", para su reinserción a la economía formal.

La policía busca a un colombiano que supuestamente organizaba los envíos de droga al exterior desde pistas clandestinas en San Germán.

La embajadora colombiana en La Paz, Martha Pinilla, replicó que el narcotráfico "es un problema mundial, no es exclusivo de Colombia, ni tampoco lo es de Bolivia", y que ambos países están haciendo "mucho" para combatirlo.

Negó que en Bolivia haya carteles, y menos aún colombianos, pese a informes de organismos internacionales, y anunció que Bogotá y La Paz implantarán próximamente un mecanismo "2+2", para que sus cancilleres y ministros de Defensa coordinen acciones antinarcóticos.

Califique
2
( votos)