Tiempo de lectura: 7' 30'' No. de palabras: 1172

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hicieron este domingo dos anuncios considerados importantes y que fueron saludados por el propio presidente Juan Manuel Santos.

A través de la página electrónica que difunde sus comunicados, la mayor guerrilla de Colombia señaló que liberará a los 10 uniformados que mantiene secuestrados, algunos de ellos hace casi 14 años.

La decisión de la organización subversiva, si finalmente se concreta, favorecerá el retorno a la libertad del militar Luis Alfonso Beltrán (retenido desde el 3 marzo de 1998), y de los policías César Augusto Lasso (1 noviembre de 1998), Carlos José Duarte, José Libardo Forero, Jorge Humberto Romero y Jorge Trujillo Solarte, estos cuatro en cautiverio desde el 10 de julio de 1999.

Asimismo, cobijará a los sargentos del Ejército Luis Arturo Arcia (3 de marzo de 1998, Robinson Salcedo Guarín (3 de agosto de 1998) y Luis Alfredo Moreno (3 de agosto de 1998), y el subintendente de la Policía Wilson Rojas Medina (10 de julio de 1999).

El grupo rebelde, que cuenta con unos 8 000 armados, había comunicado en diciembre pasado que soltaría a los seis primeros. No obstante, posteriormente se echó atrás, en una decisión que cayó mal en Colombia y que atizó una ola de críticas. Ese anuncio se dio semanas después de que los subversivos asesinaran, el pasado 26 de noviembre, a cuatro secuestrados, en una acción que generó una cascada de reacciones dentro y fuera de Colombia. el coronel de la policía Edgar Duarte, el mayor de la policía Elkin Hernández, el intendente de la policía Álvaro Moreno y el sargento mayor del ejército José Libio Martínez fueron acribillados por los armados, en el departamento  de Caquetá, en el suroriente de Colombia. Martínez era el uniformado con más tiempo en manos de las FARC. Había sido retenido en diciembre de 1997.

El segundo anuncio de la guerrilla de corte marxista resultó aún más impactante. Se refiere a la decisión de la organización fundada en 1964 por ‘Manuel Marulanda’ o ‘Tirofijo’ de poner punto final a los secuestros con carácter extorsivo. De esa manera, las FARC ofrecen terminar con una práctica que emplearon a lo largo de casi 48 años.

“Mucho se ha hablado acerca de las retenciones de personas, hombres o mujeres de la población civil, que con fines financieros efectuamos las FARC a objeto de sostener nuestra lucha. Con la misma voluntad, anunciamos también que a partir de la fecha proscribimos la práctica de ellas en nuestra actuación revolucionaria”, indicó el grupo en su comunicado.

La réplica del presidente Santos a las noticias difundidas por la agrupación rebelde, a la que el Gobierno colombiano cataloga de terrorista, fue inmediata. En una de sus cuentas de Twitter, el Jefe de Estado se congratuló. “ Nos alegramos mucho por ellos los diez secuestrados que van a liberar y por sus familias. El gobierno dará garantías sin circo…”, escribió. Más tarde, el Mandatario colombiano matizó su reacción. “Valoramos el anuncio de las FARC de renunciar al secuestro como un paso importante y necesario, pero no suficiente en la dirección contraria”.

En su nota, las FARC también plantearon que Marleny  Orjuela, la presidenta de la Asociación Colombiana de Miembros de la Fuerza Pública, Retenidos y Liberados (Asfamipaz), participe en el proceso de liberación de los 10 cautivos y sea la responsable de recibir a estos.

Precisamente, Orjuela  afirmó a la cadena RCN que la guerrilla no incluyó en su anuncio a dos uniformados más que tiene en cautiverio.

La agrupación subversiva, asimismo, agradeció al gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Roussef, que colaborará en las tareas de logística y que proveerá de los helicópteros que permitirán sacar a los secuestrados desde el cautiverio hacia la libertad.

En forma paralela, la ex senadora Piedad Córdoba, quien ha actuado como facilitadora en las anteriores liberaciones de secuestrados decididas en manera unilateral por las FARC, cree que el retorno a la libertad de los 10 uniformados se pudiera producir en 30 días.

En contravía con el moderado optimismo exhibido por Santos, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe señaló a la cadena RCN que “el anuncio de las FARC es engañoso”. Además, se preguntó si el grupo rebelde cambiará la modalidad de secuestro por el asesinato. También advirtió que, según cifras del Ministerio de Defensa Nacional, los rebeldes “secuestraron a 154 personas, de las que se desconoce su paradero. No se sabe si están vivas o muertas”.

El pronunciamiento de Uribe coincidió con el de John Marulanda, analista colombiano en temas de seguridad y defensa. Este dijo a este Diario que se muestra escéptico frente al comunicado de la guerrilla (ver punto de vista).

Punto de vista

John Marulanda (Analista colombiano en temas de seguridad)
‘Anuncios para mejorar la imagen’

Miro el comunicado de las FARC con el obligado escepticismo que sus anuncios han generado. Creo que este es un intento de la guerrilla de ganar imagen y hasta que no se cumpla, simplemente, es un golpe mediático. Nada más. Hasta que no veamos libre a la gente que ellos prometen soltar, no podemos confiar en las palabras del grupo guerrillero. Más bien creo que la situación  de las FARC es tan crítica, en los aspectos militar y político, que están tratando de recuperar en algo su imagen. Si no me equivoco, en las próximas horas, los del aparato político-legal de esta guerrilla saldrán a decir que están haciendo buenos gestos y que tienen buenas intenciones para empezar un diálogo con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Frente a ese anuncio, solo cabe la expectativa, para finalmente saber si se cumple esa palabra.


Los casos de secuestros más dramáticos atribuidos a las FARC

21 de diciembre de 1997. Armados de la guerrilla marxista atacaron la base de comunicaciones del Ejército colombiano en el cerro de Patascoy, en el departamento sureño de Nariño, fronterizo con el Ecuador. En la acción perecieron 10 militares y otros 18 fueron retenidos.

1 de noviembre de 1998. La guerrilla atacó Mitú, capital del departamento de Vaupés, y mató a 52 militares, policías y civiles. Además, secuestró a 61 agentes de la Policía.

23 de febrero del 2002. Íngrid Betancourt, aspirante a la Presidencia de Colombia, y su compañera de papeleta, Clara Rojas, fueron secuestradas en el departamento del Caquetá.

11 de abril del 2002. Las FARC tomaron por asalto la Asamblea del departamento del Valle, en el centro de Cali, y retuvieron a 12 diputados regionales. El  18 de junio del 2007, en un episodio confuso, perecieron 11 de los asambleístas. El grupo rebelde atribuyó las muertes al fuego cruzado con las FF.AA. colombianas.

13 de febrero del 2003. La guerrilla derribó una aeronave en el Caquetá y retuvo a los estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell.





Califique
2
( votos)