Tiempo de lectura: 5' 58'' No. de palabras: 983

Es un documental que ha causado revuelo en la web. En una de sus escenas, a dos alumnos de sexto curso de secundaria argentina les asignan una tarea: escribir un balance sobre los años en el colegio. Los dos chicos escriben: “Muy poco de lo que pasa en nuestra escuela es verdaderamente importante. Nos enseñan a estar lejos unos de otros y a competir... por todo eso decimos basta. La educación está prohibida”.

La última frase de protesta de este par de estudiantes es el nombre que Germán Doin eligió para titular su película: ‘La Educación Prohibida'. Doin es un estudiante argentino de cine que en el 2009 comenzó este proyecto creyendo que resultaría un corto para YouTube. Pero esa idea se convirtió en mucho más, en una pieza audiovisual de casi dos horas y media que critica la forma convencional de la educación en América Latina y propone diferentes metodologías. En 35 días que lleva colgado en la web ha tenido más de 3,4 millones de visitas.

Patricia Córdova, profesora Waldorf del Jardín de Infantes Crisálidas, cree que el éxito del documental demuestra que cada vez hay más personas que buscan esa reforma educativa. “Es como un pedido a gritos de que cambiemos la educación. Es cierto que se habla mucho de propuestas diferentes en todos lados pero se sigue haciendo lo mismo”, opina.

Entre los planteamientos del documental está que existen cambios constantes en todas las esferas de la sociedad, como el trabajo, el transporte, la tecnología, etc. Son transformaciones que se manifiestan en diferentes campos pero que no llega hasta el ámbito educativo. Córdova cree que en la educación falta “hacer lo que se piensa y se dice, es decir actuar, con más coherencia”.

Para Fausto Segovia, director del suplemento EducAcción, la película es una producción irreverente que establece las características fundamentales de la educación formal y da a conocer la situación crítica por la que atraviesa la pedagogía latinoamericana.

“Muestra los problemas de enseñanza desde los profesores hacia los estudiantes, en que rige el paradigma de vigilar y castigar de (Michel) Foucault”. Segovia, sin embargo, cree que hay una generalización peyorativa hacia los profesores que los muestra como si todos estuvieran mal formados y promoverían una educación defectuosa a los alumnos. “No se puede endosar a los maestros como los culpables por todo el deterioro de la educación actual”.

Para la realización del documental se hicieron 90 entrevistas en ocho países iberoamericanos. Se rescata experiencias de metodologías alternativas en Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y España. Se menciona los métodos o pedagogías Montessori, Educación en casa, Waldorf, Escuela Democrática, Escuela Nueva Activa, Educación libre, entre otras opciones.

Además de las entrevistas a académicos y pedagogos, el realizador intercala estos testimonios con una dramatización de unos chicos en una escuela. También incluye animaciones 2D y 3D para graficar situaciones de las que comentan los expertos.

Córdova, promotora de la pedagogía Waldorf, cree que la parte visual está“muy bien lograda” y eso atrapa más espectadores.

Para Ernesto Yturralde, realizador guayaquileño, el documental resulta muy largo porque se presentan ideas reiterativas. Sobre los recursos empleados en la parte visual expresa que le gustó la idea de graficar con ilustraciones lo que los entrevistados iban narrando. Las animaciones, aunque le parecieron “simpáticas”, cree que tienen un nivel muy básico y les faltó más producción.

Además de la opción de ver el documental, en la página web se explica sobre su realización, se detalla quiénes fueron los entrevistados y cómo contactarlos, de qué se trata cada pedagogía y más información relacionada a estos métodos alternativos.

Ayer se realizó la primera proyección en Quito. Alegría Acosta, miembro del Colectivo La Trueca que organizó el evento, confiesa que decidieron divulgarlo para que más personas conozcan estas realidades sobre la educación.

“La idea es abrir espacios donde se pueda reflexionar sobre la educación diferente, más creativa, más horizontal, más cooperativa”, comenta Acosta quien espera que se puedan organizar más de este tipo de encuentros en el país.

Doin, quien también es el guionista, cuestiona si el paradigma educativo busca que las personas tengan una mejor calidad de vida. “Esto que se presenta aquí es un mundo oculto para muchos de nosotros, es un proceso que posiblemente no tenga fin...”, dice el narrador quien ha expresado reiteradamente su deseo de que más compartan lo que él descubrió en su investigación.

Proyecciones

En la página web www.educacionprohibida.com, además de que se puede ver el documental,  se ofrece la opción de organizar “tu propia proyección”.

Hasta el momento han recibido 877 propuestas de proyección de las cuales 698 están confirmadas.

En Quito,  habrá funciones en la Flacso  hoy y mañana a las 17:30, el 21 de septiembre a las 15:00 y el 22 de septiembre a las 17:30.  Ayer se proyectó en Mundo Juvenil.

Éxito es innegable en las redes

“Se permite y alienta la copia, modificación, adaptación, traducción y exhibición pública de esta película, siempre que no existan fines de lucro y se mantengan estas mismas condiciones”. Con este mensaje comienza el documental y las cifras demuestran su gran acogida.  
El 13 de agosto cumplió un mes desde su estreno en la web.  En ese tiempo, ha tenido 368 205 descargas, 316 5811 reproducciones en web, 1 001 117 reproducciones de adelantos, 57 813 fans en Facebook, 5 575 seguidores en Twitter, 704 coproductores y 668 proyecciones en diferentes ciudades de América del Norte, América del Sur y Europa.

Califique
2
( votos)